lunes, 12 de noviembre de 2012

Hueso duro, masilla o estuco.

El hueso duro es una masila de gran poder de relleno y más rendimiento dejando superficies bien terminadas. No deja poros, no se asienta, posee excelente adhesión, fácil lijado, flexibilidad y consistencia. Se usa principalmente en el repintado automotriz, para la restauración de contornos suaves del cuerpo del vehículo.




¿Cómo se hace y se usa la masilla?
La masilla se prepara colocando en una superficie limpia y no absorbente, una cantidad del producto y se mezcla en una relación 30:1  con catalizador o secante, si se pone demasiado catalizador en la masilla, trae como consecuencia un secado bastante rápido  y una excelente adherencia del producto, si se agrega poco el producto pierde consistencia y adhesión. 

Se aplica la masilla con el catalizador con una espátula e capas muy delgadas, siempre en dirección recta hacia los bordes logrando el cubrimiento de la parte afectada. Toca 8 a 10 min antes de lijar. Si se desea también se le puede ir dando la forma deseada a la masilla a medida que se va secando con un bisturí.


Este proceso se llevó a cabo en el desarrollo del carro a escala para poder dar la impresión de que tenía una superficie lisa y que todo el material esta junto, de manera que no se vena las piezas por separado.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario